jueves, 20 de junio de 2013

Cuadro

El anciano bajó la cabeza. La niña, de pie, lloraba desconsolada por la infausta noticia. Sus ojitos cerrados repasaban cada detalle de la escena narrada con dolor. El anciano, que era ciego de nacimiento, repasaba con su mente los absurdos colores de la soledad, ahora más nítidos que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario